Núria Salvadó . David Tapias

Cine Lídia . Riudecols

photos: gracias a José Hevia . Salvadó . Tapias . video

CINE LIDIA
Transformación de una antigua sala de cine en una casa.

Lídia nos llamó un día al despacho
, emocionada y preocupada a la vez. Creía que había encontrado lo que hacía tiempo que buscaba: una nave donde poder vivir y trabajar. Nos pidió que le echásemos una ojeada por si podía llegar a ser habitable. La nave era el antiguo cine de Riudecols. Un enorme volumen de aire viejo, cerrado y oscuro... que podía convertirse en un lugar fantástico para vivir.

Para empezar el proyecto, tuvimos en cuenta dos condicionantes básicos: la salud y el presupuesto de la clienta. ¿Cómo habitar este antiguo cine estando a gusto (poder relajarse en casa, no acatarrarse en invierno, recibir una buena dosis de luz solar…) y gastarse el mínimo dinero posible, tanto en la obra como en el mantenimiento?



¿QUÉ? (NECESIDADES)

1. Curar el edificio. Optimizar las preexistencias, reforzar la estructura donde sea necesario. Sanear y reparar las mínimas patologías. Sin maquillaje. Adecuar las instalaciones (electricidad, agua y saneamiento) a las necesidades de Lídia.

2. Mejorar el confort térmico. Ya tenemos un recinto acotado (suelo, cubierta y muros). Sólo hace falta incrementar la inercia térmica del interior. Es necesario encontrar un mecanismo para que el aire del edificio sea habitable. Se descartan las opciones de acondicionar todo el volumen de aire de la sala, unos 1480 m3, por su ineficacia energética, y la de separarlo en dos zonas (la habitable y la no habitable).

3. Iluminar la construcción. El cambio de uso de una fonda de pueblo (en el sótano todavía se conserva el establo para las mulas, que calentaban el piso de arriba) a un cine hizo que se tapiasen las pocas ventanas que había. Hay que reabrirlas para recuperar la luz. El último tramo de la cubierta en contacto con la fachada sur está en muy mal estado y hay que sustituirlo. Aprovechamos este hecho para eliminar la parte superior de la fachada sur, un parche de ladrillo añadido a la construcción de piedra original. Generamos así una ventana gigante para poder ver las montañas y descansar la vista en un día de trabajo.

¿CÓMO? (ESTRATEGIAS)


1. Decidimos hacer una casa dentro de la casa. En la sala, diferenciamos dos aires. Uno de más exterior (el taller) y uno de más interior (la casa). Repartimos el programa por todo el edificio, para diversificar las fuentes de calor y posibilitar el contacto directo de cada estancia con el exterior (ventilación, más luz...). Estos habitáculos se disponen siempre relacionados con una ventana, para tener la máxima luz y ventilación posibles, así como un contacto visual más íntimo y directo con el exterior. Son entradas de luz habitables, que a su vez iluminan la sala con luz solar durante el día y eléctrica por la noche.

2. Construimos microclimas. Cada habitáculo tiene la posibilidad de calentarse o ventilarse independientemente, y a la vez calienta o refresca toda la sala. Siempre están relacionados de manera íntima con una ventana y están esparcidos por la casa.

3. Trabajamos con variaciones y adaptaciones de un sistema constructivo sencillo, ligero y económico: todo se hace con madera de pino, (tanto las costillas del ‘balloon frame’ como los revestimientos), y con cristal y policarbonato cuando se quieren transparencias. Construimos dentro del edificio, no hay que destrozar nada. El montaje es rápido, en taller y en la obra. La casa se ha montado por fases y entre dos personas: el carpintero y Lídia. Nos adaptamos a la economía y el tiempo del cliente. El coste total de la casa, incluida la compra del cine, es muy inferior al de un piso minúsculo en la ciudad.

Nombre del proyecto: Cine Lídia. Transformación de una antigua sala de cine en una casa.Fecha: Proyecto (2003);
Construcción (Octubre 2004-Diciembre 2005)
Autor/autores: Núria Salvadó, David Tapias
Promotor: Lídia Pérez
Localización: Calle Acarredor 16, Riudecols
Colaboradores: Josep Mª Delmuns (ingeniero instalaciones)
Constructores: Franter SL (constructor), Josep Mª Bertran (carpintero), Lídia Pérez


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada