Aquino . Gradín . Rodríguez

ESCUELA DE EDUCACIÓN INFANTIL Y HAURRESKOLA . Zaldibar


Autores: Alexis Aquino . María Gradín . Erica Rodríguez

Ya que una de las premisas del concurso era la construcción de la escuela en 2 fases, se proponen 2 edificios claramente diferenciados pero relacionados volumétrica y físicamente, mediante el patio de juegos de la escuela de educación infantil. 











Los dos volúmenes se encuentran unidos por el “aire” que configura el patio de juegos exterior de la escuela de educación infantil, que actúa como la tercera pieza del puzzle y se convierte a su vez en espacio de relación, puesto que la haurreskola vuelca sus vistas hacia el patio de la escuela de educación infantil.
La configuración busca el que los niños se sientan protegidos y que los padres se sientan seguros. Consiste en una carcasa exterior rígida y blanca, que se genera como la extrusión de una forma claramente reconocible por un niño, la de una casa. Esta carcasa exterior se rompe en momentos puntuales para favorecer, por un lado, la captación solar mediante invernaderos y ventanales en cubierta y fachada; y por otro lado, para tener una cierta referencia del exterior. Estos huecos coinciden con puntos de contacto con el jardín y con el patio del colegio ya existente.
Debido a que las obras se realizarán durante el periodo estival, la obra ha de ser limpia y ha de realizarse en un periodo de tiempo estricto y limitado. Por este motivo se opta por una crujía de 6 metros a lo largo del edificio; y de una modulación de 30 - 60 - 90 centímetros en todos los elementos constructivos.
La idea de partida es la de crear un espacio que proteja al niño y en el que él pueda desenvolverse con seguridad y fluidez. De esta manera, se propone un estrato para el niño y otro para el adulto.
El ESTRATO INFANTIL se caracteriza por ser continuo, permeable, blando, cálido, colorido, seguro.
El ESTRATO ADULTO aprovecha la altura para ubicar el almacenamiento necesario para material, la captación de energía y la visualización de las distintas áreas.
El sistema propuesto trata de conjugar dos ideas fundamentales en la generación de los dos volúmenes. Por un lado el concepto de BASERRI o caserío vasco, en la percepción de una pieza monolítica, con cubierta a dos aguas, color neutro predominante y perforaciones puntuales en la fachada; y, por otro lado, la referencia conceptual de la obra de EDUARDO CHILLIDA, en la configuración de los espacios interiores. La relación con la naturaleza se refleja en la configuración del edificio, como complemento a la educación infantil. Así, el patio, que es una alegoría al bosque mediante la utilización de una celosía de madera de distintas densidades, unifica la vida vegetal y animal.
El proyecto se genera partiendo de ciertas premisas para que el diseño de los volúmenes ayude a conseguir la eficiencia en el consumo y producción energética.
- Minimizar las pérdidas energéticas [AISLAMIENTO]
- Optimizar la producción de energía necesaria [CALEFACCIÓN - SUELO RADIANTE]
- Aprovechar los recursos naturales para la producción de calor y electricidad [CAPTACIÓN SOLAR] y para el riego de las zonas verdes y su reciclaje para usos no destinados al consumo  [APROVECHAMIENTO DEL AGUA DE LLUVIA].
La accesibilidad se garantiza tanto en los espacios exteriores como en el interior de los edificios y en el acceso a los mismos. No existen barreras arquitectónicas y la construcción tiene un único nivel, por lo que el espacio es fluido, siendo en este edificio un tema especialmente importante, además de por facilitar el acceso al centro de los padres con los carros de los niños, por que sea un espacio sin obstáculos para éstos.

Situación _ Zaldibar. Bizkaia.
Cliente _ Ayuntamiento de Zaldibar.
Año _ 2012
Superficie _ 560 m2
Presupuesto _ 686.158,53 €
Proyecto _ Concurso
Puesto _ 14/116.


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada