Rodrigo Muñoz García

Pabellón deportivo en Talavera de la Reina . Talavera de la Reina


fotos: © Miguel de Guzmán -excepto obra-

Este edificio completa las instalaciones de un centro escolar existente en una obra conjunta con un aulario de educación infantil.























El pabellón se sitúa en la zona norte del centro, en un recinto muy reducido que linda a través de un grueso muro de ladrillo con las vías del tren que llega a Talavera. El edificio dispone su lado más largo en la orientación e-o para evitar afectar al arbolado que queda detrás y separa de las vías del tren.
Tipologicamente desarrolla la tradicional nave en de diente de sierra, pero en este caso disponiendo los lucernarios en el sentido longitudinal de la misma. El volumen principal se abre generosamente a la luz de norte para obtener una pista con iluminación natural uniforme y difusa que evite el deslumbramiento de los deportistas.
El edificio se resuelve de un solo gesto en bandas longitudinales de 2.77 m de anchura con perfil en Z, con voluntad de que plantas y secciones adopten la misma geometría y grafía. 4 lucernarios de grandes proporciones se pliegan sobre si mismos para formar en el lado este del edificio un testero de planta escalonada que da acceso a los vestuarios y a un almacén, concebidos como continuación de dichas bandas. Entre cada dos piezas aparecen patios privados acabados con grava que permitirán la correcta ventilación e iluminación natural de los vestuarios, enriqueciendo la vivencia de estos usos habitualmente considerados secundarios.

Su alzado sur constituye su cara hacia el patio del colegio. El acceso principal se alinea a través de un eje pavimentado con la entrada a los aularios antiguos, integrándose así con las sendas peatonales existentes. Un gran pórtico genera un espacio de transición con el pabellón y sirve también de lugar de descanso y juego sombreado en los recreos. Esta pieza baja se antepone al volumen de la pista deportiva atenuando su impacto visual hacia el colegio.
Constructivamente se ha realizado un ejercicio de construcción económica, ligera, seca e industrializada. Hemos intentado que el buen cuidado de los detalles permita dignificar y poner en valor los sistemas prefabricados de cerramientos autoportantes habitualmente usados para naves industriales. Las chapas con las que solemos ver realizadas las vallas de obra se convierten aquí en material de acabado, humilde, pero digno en su honestidad. Prácticamente todos los materiales de la obra se realizan en taller y se ensamblan en obra. Sin colocar un solo ladrillo.

Los cerramientos se realizan con bandejas autoportantes galvanizadas, que quedan vistas al interior y chapa lisa o minionda lacada en gris o negro para cerrar el volumen hacia el exterior. Las cubiertas deck se ejecutan con chapa microperforada para mejorar acústicamente el funcionamiento de la sala.
Aunque aulario y pabellón deportivo pertenecen a topologías edificatorias muy distintas, la modulación estricta, la seriación de volúmenes y las texturas de sus fachadas hermanan ambos proyectos, que pueden ser entendidos como una operación conjunta.

Arquitecto Proyecto:
Rodrigo Muñoz García

Dirección de Obra:
Rodrigo Muñoz García
Colaboradores:
Sergio Calvo
Marita Martín
Patricia Pintado
Valentina Bidone
Iván Barreira

Aparejador:
Jose Luis Rocha Tofiño
Estructuras:
GV 408
Instalaciones:
Sergio Calvo
Natalia Balmaseda


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada