alcolea+tárrago arquitectos

escuela infantil y haurreskola . zaldibar


alcolea+tárrago arquitectos

No es tiempo de estridencias. Es necesario, más que nunca, hacer más con menos.
















Se plantea, como decisión principal, compactar al máximo los volúmenes generando una pieza urbana esencial, pura, geométrica y reconocible capaz de evocar esencias formales atemporales, generar relaciones intensas entre interior exterior y resolver el entorno urbano en todos sus aspectos. Seguir un estricto control de la superficie construida y de procesos prefabricados garantiza, por encima de cualquier otro argumento que pueda esgrimirse, que la relación entre el coste de construcción y el presupuesto disponible pueda cumplirse sin desviaciones.
El dibujo de la casa es un elemento recurrente en los dibujos infantiles, en especial en las niñas, pero también en los niños. Es la expresión gráfica de un fuerte sentimiento de vivir protegido por la seguridad de la casa y evitar los peligros del mundo exterior. Así los niños proyectan sobre el papel su propia forma de vida, los vínculos afectivos que le unen a su familia y su relación con el mundo exterior. El dibujo de la casa puede estar ya presente con esbozos muy esquemáticos y simples en los niños más pequeños. Puede ser grande, pequeña, muy o poco elaborada, pero siempre el niño expresa así su mundo emocional y la forma con la que se relaciona con el ambiente externo. De hecho, este tipo de dibujos suelen emplearse para descubrir el carácter infantil: una casa
grande denota un carácter extrovertido, una pequeña indica un temperamento introvertido y un poco tímido, pero también sentido familiar, las puertas y las ventanas cerradas indican dificultad para salir de sí mismo y de su refugio, una chimenea con humo representa el calor familiar, la puerta con el pomo indica capacidad de abrirse en las relaciones con los demás, la puerta cerrada, sin pomo, señala prudencia y timidez, incluir más detalles muestran la capacidad de observación de la realidad que lo rodea...
Los primeros años de nuestras vidas son cruciales para el aprendizaje y desarrollo personal en las que el ambiente arquitectónico juega un papel decisivo: reproducir esta forma consolidada de manera tan temprana en los niños, que su percepción identifica como el espacio básico, parece entonces un modo adecuado de abordar el proyecto.
Las dos piezas en las que debe resolverse se conciben entonces como volúmenes unitarios a partir de la repetición de un elemento con referencias formales claras e inequívocas a los arquetipos asociados históricamente con la arquitectura y la casa, con el que los niños se sienten identificados. Este elemento arquetípico repetido puede además resolverse con técnicas constructivas muy próximas a la prefabricación, por tanto reduciendo costes y plazos de ejecución.
El recurso a la madera como sistema estructural y de revestimiento, por otro lado, no sólo desarrolla esta idea infantil de refugio o cabaña en el bosque, sino que vincula el proyecto de manera decisiva al entorno próximo de los montes y bosques extensos de Zaldibar y hace que su construcción pueda plantearse realmente desde presupuestos sostenibies y de producción Integrada y local. No en vano, más de la mitad de la superficie de Zaldibar está cubierta por bosque, plantaciones y viveros.
La propuesta para el nuevo edificio de educación infantil y haurreskola no puede olvidar además la situación en la que se implanta, y la absoluta necesidad de servirse de un espacio controlado que cualifique y a su vez caracterice el espacio interior. A la obligada necesidad de dar respuesta a la configuración de un espacio y de una volumetría reconocible, debe sumársele también la voluntad de resolver el programa de la manera más compacta posible, minimizando circulaciones y recorridos para liberar al máximo el solar disponible y conseguir mayor superficie de zonas de juego que tengan buenas condiciones de soleamiento en la franja horaria en las que se utilizan. Hacia la Calle de la Autonomía, el edificio se resuelve con una marquesina de cierto carácter que da respuesta tanto a la necesidad de conseguir un espacio a cubierto previo al acceso para la reunión de los padres y madres, como a la conformación de una Imagen única. Este espacio a cubierto de reunión puede estar abierto, ampliando la anchura actual prevista para la acera y mejorando definitivamente el entorno urbano más próximo.


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada