Llatas . Rojas

Propuesta para la Recuperación del Centro Histórico . Huamanga


Enrique Llatas y Francisco Rojas

Proponemos no actuar sobre los edificios, sólo sobre la el terreno (pacha). Revalorizar la calle, reclamar la ciudad, programarla y habilitar sus futuras actualizaciones. Nuestro proyecto reclama las posibilidades políticas de la ciudad, actuando en la calle, sobre el terreno, no sobre los edificios. No creemos en la conservación del patrimonio sin que conlleve políticas de innovación urbanas en la que los ciudadanos son sus protagonistas.






















Actuamos sobre la propiedad colectiva, que es la calle en lugar de sobre la propiedad privada, que son los edificios. Es un manifiesto urbano que persigue la idea de recuperar la relación perdida con la Naturaleza, introduciéndola de nuevo en el paisaje urbano. Creemos que éste es un diálogo necesario para entender la cultura Andina y el paso del tiempo.
No perseguimos la idea de suplantar la ciudad existente sino de sumar nuestro proyecto a su dinámica y eventos (en su mayoría relacionados con la actividad comercial y religiosa). Proponemos un sistema completo basado en el uso democrático del espacio público. ¿Cuál será la relación entre la tradición y los modelos participativos que perseguimos? ¿Qué mejor que un proyecto de ciudad lejos de la idea de parques temáticos y de sus respuestas comerciales? ¿Qué mejor reclamo turístico para Huamanga que mostrarse como una ciudad sana, original y habitada por sus propios ciudadanos?

ÑAMPAX [ANTES]
La ciudad de Huamanga está situada al Sur de Perú, al Este de la Cordillera de los Andes. Es una de esas ciudades coloniales que nacieron a mediados del siglo XVI en América Latina y que recientemente han ido sufriendo deterioro y abandono debido a un insuficiente sistema de gestión del patrimonio local. A lo largo de todo el centro histórico se pueden ver desde sustituciones a modificaciones de los edificios originales debido a la especulación urbana descontrolada. Sin embargo, desde el año 1999 hay un plan ambicioso para la recuperación y desarrollo del conjunto histórico de cara al bicentenario de la independencia peruana en 2021.
A pesar de que las dinámicas previas eran muy ricas, desde las procesiones de Semana Santa a los eventos de los Danzantes de Tijeras, el espacio público se estaba convirtiendo más privado y menos útil para sus ciudadanos, perdiendo su potencial como el reino de lo público que una vez fue.
Nuestra propuesta persigue la idea de la mejora y reforma de las principales plazas que estructuran el eje comercial y turístico de la ciudad. Se trata de un plan a ocho años que trata de negociar con el valor colectivo del espacio público que los ciudadanos han recibido y cómo pueden usarlo a su favor.

KUNANPACHA [AHORA]
Concebimos el espacio público como más accesible, más lúdico y más continuo, con la posibilidad de poder ser apropiado por los ciudadanos, cuyas acciones contribuyen al uso colectivo del espacio. La ciudad se concibe como un proceso y, por tanto, como una entidad inacabada, en constante cambio.
Una serie de acciones coordinadas o earthworks que, por medio de trabajo manual o de maquinaria descubren de nuevo la naturaleza oculta bajo las calles de la ciudad. No se precisa de material extra, la idea es trabajar con el material existente en el lugar. Así, excavar conlleva la creación de una nueva topografía.
A parte de estos trabajos de earthworks, proponemos una serie de actividades abiertas para ser llevadas a cabo en el espacio público a lo largo de la ciudad de Huamanaga, que alcanzarán su máxima intensidad en las plazas, ya que son los mejores lugares para el intercambio ciudadano. Tres de ellas, son espacios relacionados con la tradición (agricultura, artesanía y gastronomía) y se asocian a dinámicas previas. Están relacionadas con lugares existentes de parques y mercados de artesanía y comida en todo el centro histórico. Así, comenzando por el Sur, podemos distinguir el área botánica de la Alameda Bolognesi, el área gastronómica junto al mercado de comida en la Plaza de San Francisco de Asis o el mercado de artesanía al Norte en la plaza María Parado. La ciudad se abre a la cultura.

DE LOS DANZAQS A LOS DANZAQNOBOTS
Podemos encontrar en la tradición local la figura de los Danzantes de Tijeras (danzaqs) que proporcionan protección y buenos presagios para las cosechas, la salud del ganado o cualquier otra necesidad de la población. Provienen de creencias precoloniales y se les conoce como los guardianes de la Naturaleza. Actúan en cuadrillas de tres: un violinista, un arpa y el gran danzante, quien con sus movimientos acrobático invocan el poder y la sabiduría de la Naturaleza y los guían a lo largo de la ciudad en las fechas señaladas. Las diferentes cuadrillas se encuentran y compiten para ser los más fuertes en su específico campo.
Proponemos una serie de artefactos o danzaqnobots que ayudan a resolver funciones urbanas específicas. Se definen como de código abierto en el sentido en que son flexibles, ligeros y editables para convertirse en herramientas urbanas que pueden ser manejadas por sus ciudadanos. Como los auténticos danzantes, las cuadrillas de danzaqnobots se mueven a lo largo de la ciudad sin un patrón predefinido. Las posibilidades son cambiantes en cada momento.
Con un estructura muy ligera de tubulares, cables y textiles, proponemos diferentes tipos de artefactos que podrían ser modificados o actualizados libremente con la intención de generar cualidades temporales como ‘el reproductor de música’. ‘el megáfono’ o ‘el proyector’. Cada objeto ha sido concebido también para ser usado independientemente para crear graderíos, bancos, mesas, stands, miradores, quioscos de flores, galerías de exposiciones y otros espacios temporales. Incluso se pueden crear otras estructuras más complejas que, sobre ruedas, los ciudadanos puedan desplazar por todo el espacio público. Estos danzaqnobots, se convierten en los nuevos guardianes de Huamanga.

Q’AYAMINCHA (DENTRO DE POCO)
Comenzamos con earthworks progresivos, de manera que para el año del bicentenario peruando en 2021 todos estén listos. Gracias a estos trabajos sobre el terreno (pacha) estimamos que el patrimonio colonial existente se revaloriza y consideramos esta acción deliberada de no actuar sobre los edificios como un reclamo a sus propietarios para participar en el proyecto de recuperación. Mientras tanto, el resto de ciudadanos de Huamanga, hacen uso de los dispositivos u herramientas (danzaqnobots) que se moverán a lo largo de todo el centro histórico, dando soporte a conexiones wifi, comunicados públicos o apoyo en streaming para los principales eventos locales. Todo ello, hace de Huamanga una red de relaciones en la que incluso en diferentes partes de la ciudad, la interacción está teniendo lugar.
Creemos en un urbanismo dinámico, una probable ciudad de relaciones. Lejos de determinar su futuro, traemos una serie de dispositivos de código abierto sobre los que los ciudadanos tienen la última palabra.

Citando a John Hejduk en Víctimas sobre el solar en Berlín:
‘Es un lugar para ser creado en dos periodos de 30 años. Un espacio creciente, un crecimiento en un tiempo creciente. Una posibilidad es que todas las estructuras se construyan, otra es que sólo una de ellas lo haga, una tercera posibilidad es que sólo algunas sean construidas... La decisión depende de la ciudad y de sus ciudadanos’

Propuesta para la Recuperación del Centro Histórico de Huamanga, Perú
Arquitectos: Enrique Llatas y Francisco Rojas
Colaboradoras: Rocío Lucero y Maricruz Gavidia
Client: Ayuntamiento de Ayacucho y Agencia Española de Cooperación Internacional AECID
Fecha: 2013


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada