SERRANO + BAQUERO

rehabilitación y reforma de mercado . Roquetas de Mar


SERRANO + BAQUERO

Roquetas posee un lugar con un potencial enorme, su antiguo mercado de abastos. Relacionando la estructura recuperada con la luz natural obtendremos un espacio realmente amplio, lleno de vida y atractivo.










EL MERCADO SALE A LA LUZ
1. Entorno
La propuesta se concibe en continuidad con el proyecto previsto para el área de Los Bajos de forma que pueda revitalizarse una zona más amplia, dando lugar a un centro urbano abierto y accesible.
La integración del mercado en dicho proyecto se realiza a través del cambio de pavimento de las plazas de ingreso al mismo dando prioridad a los recorridos peatonales y concentrando los accesos en las fachadas más representativas, no sólo a nivel de imagen sino a nivel urbano debido a su posición.
Con el fin de mejorar la conexión y utilización de este espacio en el sistema de recorridos públicos previsto, se redistribuyen las plazas de aparcamiento redefiniendo los límites del pódium del mercado de forma que pase a ser un espacio de relación, haciendo que el edificio funcione como un verdadero espacio público.
El pódium es redibujado haciendo uso del espacio anteriormente utilizado para aparcamiento con el fin de resolver los problemas de rasante y accesibilidad a través de dos lados en pendiente que atraen los flujos peatonales de la zona al interior del mercado.
Las plazas de aparcamiento resultantes son 43, una más que las preexistentes, posicionadas de forma que puedan servir a las vías donde se prevé mayor tráfico y liberar una plaza peatonal de acceso en continuidad con Los Bajos y con el centro de Roquetas de Mar.
La mayor parte de los mismos se encuentra en la fachada norte, donde se ha situado la pieza de servicio en la propuesta, como ya pasaba en la anterior configuración del edificio a través de la ubicación de distintas construcciones adosadas al mismo. Todos esos anexos son eliminados en el nuevo proyecto, dejando la fachada norte como lugar de carga y descarga, en relación también a la edificación contigua, cuyos espacios de servicio y almacenamiento dan a esta misma calle.

2. Patrimonio revelado
Con el fin de recuperar la identidad del edificio original se proponen dos acciones: la puesta en valor de la cubierta y la eliminación de las construcciones añadidas a lo largo del tiempo, liberando las fachadas.
La cubierta y la rejería de las puertas conservadas son tratadas como patrimonio cultural, debido a que se consideran los elementos definidores de la imagen del mercado. Dada su importancia para la memoria colectiva del lugar, son recuperados y restaurados a su estado original.
En cuanto a la fachada principal, se mantienen las 7 puertas existentes y se recuperan de las otras fachadas las 5 restantes para restaurar el estado inicial de este alzado. La única modificación introducida se refiere a los dos paramentos laterales, que son reinterpretados en otro material, el vidrio, con el fin de introducir mayor cantidad de luz en el espacio interior.
El tratamiento del resto de fachadas es similar, dejándolas en estructura a través de una demolición controlada y redefiniendo los alzados con el mismo ritmo original pero utilizando el vidrio como cerramiento con el fin de diluir los límites entre el exterior y el interior, dando lugar a un verdadero espacio público, como lo han sido siempre las plazas del mercado, entendidas como lugar de relación de los vecinos.
A través de una intervención basada en el tratamiento del suelo y de las fachadas manteniendo su composición pero modificando el material para recualificar el espacio interior, la cubierta es puesta en valor generando un lugar reconocible y propio de la zona, contribuyendo a su comprensión y conservación a lo largo del tiempo.
Al igual que en intervenciones de restauración, es importante la reversibilidad de la propuesta, de forma que no se modifican los elementos esenciales del edificio, ni se les adosa ningún otro elemento, permitiendo posteriores modificaciones del espacio sin distorsionar su imagen.

3. Interior
En cuanto a la resolución del espacio interior, la intervención consiste en un zócalo ampliado que permite la puesta en valor de la cubierta y la puesta en uso del mercado, generando una planta libre donde ubicar los puestos y el gastrobar. Se ha optado por la concentración de los espacios de servicio en una pieza en la fachada norte que recibe el mismo tratamiento que el suelo y no toca la cubierta.
El material elegido es una piedra local, el mármol de Macael en color blanco, contribuyendo a la luminosidad del interior y a su comprensión como plaza de reunión.
Se prevé la sectorización de ambas zonas dejando 4 módulos de mercado en relación con el bar, que podrían abastecerlo, o incluso más si fuera necesario, ya que el sistema de separación podría ubicarse en cualquiera de las 3 áreas de puestos propuestas.
Los 25 puestos de mercado son modulares por la facilidad de montaje y desmontaje y la flexibilidad que proporciona este sistema, al igual que los muebles que forman el área de restauración, ubicada próxima al acceso principal constituyendo una plaza elevada sobre la calle.

‘Concurso para la rehabilitación y reforma del mercado de Roquetas de Mar’
Mención Especial
Arquitectos autores:
Paloma Baquero Masats
Juan Antonio Serrano García
Colaboradores:
Maxime Rousseau
Dario Marino


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada