Baños . Evolvi . Bolaños

reserva de la biosfera . Lanzarote


gracias a Borja Baños Ramos . Samuele Evolvi . Jordi Bolaños Oncino

Ante la oportunidad de proponer un espacio emblemático de la sostenibilidad insular, de uso principalmente museístico y en un enclave tan singular como es la ciudad de Arrecife, en pleno paseo marítimo de la capital lanzaroteña nos planteamos un extenso estudio previo del que empaparse de la poética de los psicomateriales presentes en la isla para que éstos nutran la génesis de la pieza y la ayuden a respirar. Respirar y leer la atmósfera que emana de la isla más allá incluso de la figura de César Manrique, patrimonio histórico artístico de Lanzarote. La riqueza natural proviene de un proceso más antiguo y más lento pero claramente imparable.








Ver más allá de las formas caprichosas de la lava, palpar y ser consciente de la dureza de los procesos abrasivos a los que se ve expuesto todo sólido expuesto al medio. Ver más allá de los Jameos del Agua, del océano que se antoja inabordable o de la Laguna de los Glicos, que colma el cráter de el Golfo, entre otros muchos ejemplos.
La identidad en lo paradigmático de Lanzarote puede ser percibida enfrentándose al silencio del malpaís, o campo de lavas compactadas de origen reciente. Es allí donde uno se permite dialogar y aprehender de la geología primitiva y profunda del sentido original del alma de la isla.
Son esos procesos, paradójicamente, los que marcan la organización “cronológica” de los seres vivos a la hora de colonizar los campos de lavas. Los primeros en intervenir son los líquenes, que se asientan sobre las rocas y las erosionan ligeramente, creando una pequeña capa de tierra o lava desmenuzada que permite la aparición de otras plantas y otros insectos que la polinizan en ciclos vitales que culminan con la llegada de plantas de mayor porte, capaces de aprovechar el spray salino del mar y el agua de la bruma para así desarrollarse (hecho muy palpable en las cumbres de los cráteres, pequeños ecosistemas domesticados sin huella o traza humana…o lo primigenio).

Es por eso que el reto de concebir un edificio que albergue una sede para la interpretación y difusión de los conocimientos acerca de la biosfera no puede traducirse en un mero alarde matérico ajeno, sino debe partir y hacer notoria una ligazón tan íntima que lo haga indivisible del lugar en que toma forma.
La creación/identidad de nuestra propuesta pretende ser depositaria de la dureza y el primitivismo, de lo bello y lo agreste del entorno de la isla más septentrional del archipiélago canario. En estos adjetivos reside la fuerza del deseado efecto llamada que se pretende hacer nacer en oriundos y foráneos.
Es deseo que el estudio de la morfología, el origen y los procesos que tienen lugar en tan dilatado tiempo afecten también a nuestro edificio como, a su vez, fue el tiempo y la exposición al medio quien modeló y confirió el aspecto actual de TODO en Lanzarote, siempre desde una percepción momentánea, ya que hablamos de procesos que aquí nunca se detienen.
Pretendemos sumarnos al hecho de plantarse frente al azote de los elementos, en actitud tranquila, contemplativa y pausada, acorde con los ritmos vitales de Lanzarote.

MALPAÍS
génesis



0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada