Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Irónicamente, la vida es a veces como esos reproductores para ordenador recién estrenados. Buscas con impotencia la manera de ocultar los controles para disfrutar de la pantalla al completo y no la encuentras. Desesperado te rindes, sueltas el ratón, e inmediatamente la imagen recupera su tamaño ideal.

Carlos Cachón




0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada