Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Si no aspiramos a destruir el paisaje, ¿cómo vamos a construirlo? Todas esas obras que afean el paisaje no nacen de una vocación destructiva. Sus intereses son otros, económicos a veces, acomodaticios ocasionalmente -satisfacer a un cliente, responder a una situación determinada-. Simplemente no ven el escenario en que aterrizan. Si lo viesen no lo ocuparían con sus obras melifluas que tan poco le benefician. Sólo quien aspire a oponerse al paisaje será capaz de construir algo a su misma altura.

Carlos Cachón


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada