Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Siempre esa inevitable necesidad de sentirse exiliados. Nunca a gusto, ni con quienes coincidimos pero repiten nuestras frases ni con los que no se nos parecen pero desconocen qué ocurre en nuestras cabezas. Sólo cómodos en la proximidad de aquellos cuya lengua no entendemos, sin la herramienta, la palabra, que certifique finalmente no la viabilidad de un entendimiento sino justamente su imposibilidad.

Carlos Cachón



0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada