Carlos Cachón

Telegrama, no tuit

Se vanagloria de que en una ciudad invadida por los rótulos publicitarios las catedrales no tienen nombre alguno que las identifique ni lo necesitan. Como si no fuesen otra cosa que signos, como si sus formas sólidas no fuesen única y exclusivamente un nombre. Perfectamente visible desde la distancia.

Carlos Cachón



0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada