Vicens + Ramos

Vivienda unifamiliar . Las Encinas


Vicens + Ramos . fotos: © Eugeni Pons . © Estudio Vicens+Ramos . + archdaily

Se sitúa esta construcción de vivienda unifamiliar en la parcela número 26 de la Urbanización Las Encinas, en Pozuelo, Madrid. La parcela, de una superficie de 14.077,83 m2, es de forma trapezoidal, con acceso por la parte sur. Sus linderos tienen las siguientes dimensiones: 160,52 m a norte; 58,36 m a este; 187,33 m a sur; 102,45 m a oeste.











Se ha decidido ubicar la vivienda cerca de la calle de acceso, de manera que se asegure la privacidad de uso de la mayor parte de la parcela.
Concebida como una “geoda”, la masividad que presenta con los grandes costeros de granito del cerramiento se contrapone al vidrio como el “hueco de una roca, tapizado de una sustancia generalmente cristalizada”.
Sin embargo esta “geoda” no es natural, sino que interviene en ella la mano del hombre, que deja su huella con esas fisuras verticales que presentan los costeros de granito…

La vivienda se desarrolla en dos plantas sobre rasante y una en sótano, y se inscribe en un rectángulo de 35 por 20 metros. La esquina suroeste de la planta sótano se estructura en voladizo para formar una entrada al garaje retranqueada respecto a las alineaciones generales de la vivienda. En ese espacio retranqueado se encuentra la entrada de servicio, con la escalera que sube a la planta baja desde la habitación de juego; junto a la entrada se sitúa un pequeño montacargas directamente comunicado con la despensa. El garaje permite el cómodo aparcamiento de diez vehículos, y a él da directamente el espacio dedicado a las instalaciones. Desde el garaje se accede a la vivienda a través de una puerta pivotante. El vestíbulo, con la escalera principal y el ascensor que comunica con las plantas superiores, se ilumina a través de una pared de vidrio que permite la visión de un patio ajardinado y enterrado. A este patio se abre la piscina cubierta, con un espacio para sauna. Desde el vestíbulo se accede así mismo a una sala de proyecciones y a un cuarto de almacén. El acceso principal, por la planta baja, se produce desde el patio de aparcamiento exterior mediante un retranqueo que forma un porche bajo excavado en el volumen construido. El vestíbulo tiene doble altura y a él se abre la escalera y el ascensor, con iluminación cenital. La crujía a sur se dedica a la zona de servicio, e incluye un aseo de invitados, estar de servicio, oficio, cocina, despensa, cuarto de lavado, almacenes de vajilla y cristalerías, desembarco de la escalera de sótano y arranque de la de servicio que accede a la planta superior. El resto de la planta baja lo ocupan el comedor, estar, salón con una parte de doble altura e iluminación cenital, despacho asimismo con dos alturas y otro porche excavado también en el volumen general de la casa.
La planta primera se dedica exclusivamente a dormitorios. La escalera principal permite el acceso a un distribuidor que, por un lado, vuelca sobre el vacío del vestíbulo, y por otro se abre al paisaje a través de tres ventanales en forma de patios, siempre retranqueados del perímetro del prisma general.
El dormitorio principal se sitúa en la esquina noroeste. En la esquina opuesta se sitúan, junto a la escalera de servicio, los dos dormitorios de invitados, cada uno con su vestidor, baño completo y terraza. El resto de la planta lo ocupan cinco dormitorios de hijos, todos con baño propio.

Arquitectos:
Ignacio Vicens y Hualde
José Antonio Ramos Abengózar
Arquitecto colaborador:
Fernando Gil
Desireé González
José Ángel Nieto
Jesús Gómez
Roberto R. Paraja
Agustín Toledano
Gestión de Obra:
Antonio Muñoz
Arquitecto técnico:
Ricardo Alberca

Fotografía:
Estudio Vicens+Ramos
Eugeni Pons


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada