estudio Herreros

Communication Hut . Gwangju

© Kyunsub Sin

estudio Herreros . fotos: © Park Joohyun

Desde siempre, la historia se ha interesado por imaginar cómo habría sido la manifestación primigenia de la arquitectura. Esta búsqueda frecuentemente se centró en la idea de protección para las personas y se resumió en la acción física de “cubrir” un espacio. Desde hace algunas décadas, otros ingredientes menos físicos han venido a dar carta de naturaleza arquitectónica a otras acciones como calentar, iluminar, acumular información o convocar a las personas.




© estudio Herreros

© Jon-Gho Kim








En Jangdong 4-way cross queremos construir un sencillo manifiesto de arquitectura contemporánea. Los árboles que allí nos reciben son ya parte del proyecto. También lo será el plano del suelo una vez limpio de todo accidente para convertirlo en el soporte neutro listo para recibir la actividad cotidiana. Lo pavimentaremos de un solo material pero en diferentes colores y texturas. Algunas de sus piezas emergen de su plano liberándose para sugerir la acción de sentarse, tumbarse, reunirse o conectarse simulando una serie de bancos, mesas o altares urbanos.
Sólo nos queda conquistar el aire y lo hacemos mediante la construcción de una gran pieza ingrávida que ilumina, calienta, informa, emite sonidos y olores programados o facilita conexión Wi-fi a los transeúntes mientras describe un trazado lineal que dibuja el contorno invisible del espacio liberado por los árboles. Tres postes permiten colgarla y percibirla flotando a la altura de las copas de los árboles.
Durante el día, el protagonismo es para el suelo. De la pieza colgada serán más importantes sus reacciones y emisiones que su presencia. Por la noche, surge la luz sin percibirse de dónde cuelga la lámpara y se oscurece el suelo.
Ambas acciones son independientes en geometría y espíritu: pavimentar y equipar energéticamente son las nuevas acciones en las que se convierte la construcción de la cabaña contemporánea. El sueño de un Laugier transpuesto al siglo XXI visita una ciudad histórica en transformación. Pasado, presente y futuro se dan cita en un punto clave para las recientes conquistas democráticas del país.

El proyecto está muy abierto en sus materiales y construcción pero debe entenderse que se trata de una instalación permanente de fácil mantenimiento más allá de la celebración de la Bienal de Diseño. El suelo y su equipamiento podrían ser de hormigones de colores, diferentes maderas, resinas, etc. según la disponibilidad técnica, económica o de patrocinios. Los mástiles podrían ser metálicos y la lámpara construirse con armazón invisible metálico y forrarse de cualquier material con buenos comportamientos frente a la luz. Las limitaciones de presupuesto pueden determinar diferentes fases de construcción que se describirán en la propuesta constructiva. Lo mismo puede decirse de los complementos tecnológicos asociados al proyecto tanto durante la bienal de diseño como en su versión permanente.
La celebración de la Bienal de Diseño puede jugar un papel importantísimo transformando este lugar en punto de información, descanso o reclamo de visitantes. Sus aplicaciones y recursos podrán ser objeto de ambiciones aún no previsibles. La participación de artistas y/o diseñadores está igualmente abierta.

Gwangju, Corea del Sur / 2011 / Espacio público de uso individual / Encargo por invitación / Completado / Superficie: 460m2
cliente:
Gwangju Metropolitan City
responsable del proyecto:
Margarita Martínez
equipo de proyecto:
Gonzalo Rivas
apoyo local:
D’espacio Architects


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada