Miguel Palencia Olavarrieta

Depósito y Observatorio Internacional de Patrimonio en Peligro . Ostia-Fiumicino


Miguel Palencia Olavarrieta . PFC ETSAM

Arriba y abajo
Arriba, una pieza linea! cerrada sobre si misma elevada por encima del suelo, conectando con el elemento diferenciado del paisaje, el dique de contención del río Tíber. Una forma geometría, una elipse, encajada tangente al estrechamiento de tierra que produce en esta isla artificial la bifurcación del rio en dos brazos antes de su desembocadura.






















Al exterior se presenta como un muro opaco, una linea con perfil variado continua en el paisaje, de más de 2 kilómetros de longitud; como un desdoblamiento construido del recorrido por el paisaje. En el interior presenta dos niveles, en el superior el acceso público en contigüidad con el recorrido del dique que lleva de Ostia a Portus conecta con un pasillo abierto al cielo y al gran espacio central que atraviesa todo el conjunto, dando la oportunidad de acceder desde él a los diversos interiores. El nivel inferior conecta todos los volúmenes y alberga el observatorio internacional con espacio para todas las instituciones encargadas de la gestión del patrimonio en peligro y con cuya presencia son posibles la existencia de los depósitos.
Abajo, una serie de protuberancias surgen levemente del terreno, o bien se podría decir al contrario como unas formas geométricas impuestas se deforman y desparraman por el terreno; igual que arriba hablábamos de la relación con los recorridos que atan este paisaje ahora la relación es con esa gran extensión plana de terreno sin obstáculos y esas formas se perciben siempre en esa relación. El espacio entra ellas proporciona al acceso al gran espacio central, como un fragmento de paisaje
definido con los grados de apertura y cierre que proporcionan al espacio estas conchas; un gran jardín abierto-cerrado. Estas formas en el terreno son la cubierta de los depósitos de patrimonio bajo tierra. El acceso a su interior no se produce desde este
espacio; sólo ocasionalmente se produce una apertura y es posible vislumbrar el interior desde este paisaje. El acceso al interior se produce de manera independiente desde el espacio del observatorio a través de unos pilones de apoyo de la superestructura ocultos desde el exterior y presentes en el interior de los grandes espacios que generan estas conchas. Desde el exterior se da la impresión que la superestructura apoya en estas pequeñas variaciones del terreno, como las siete colinas sobre las que se fundo la ciudad de Roma.

Depósito y Observatorio Internacional de Patrimonio en Peligro en Ostia-Fiumicino, Roma


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada