Sergi Pons architects

Reforma interior . Barcelona


Sergi Pons architects . fotos: © Adrià Goula

“Nos levantamos sobre las ocho de la mañana, abrimos el balcón de la habitación para que entre el aire fresco, el sol y la luz; también, el ruído del tráfico de la calle. Justo enfrente, el Pasatge Méndez Vigo --a cien metros de la Casa Batlló en pleno Passeig de Gràcia--, con sus palacetes y jardines; arriba, el cielo radiante. Nos preparamos el desayuno en la cocina.comedor, amplia, la zona central del piso,abierta a dos ventanas en sendos patios de luz. Desayunamos en la galería posterior, sobre terrazas y jardines del interior de la manzana;justo delante, la Casa Elizalde. No hay sol en este momento, tendremos que esperar a que sean las tres de la tarde.












ARQUEOLOGÍA EN UN PISO DEL EIXAMPLE BARCELONÉS.
(PARA UN ESCRITOR)
Siempre quisimos un piso en el Eixample de Barcelona. El que tenemos se construyó en 1878, cuando el Modernismo llamaba a la puerta. Fue construído con técnicas y materiales de aquellos años, y que el gusto de la época recubrió de elementos decorativos y ornamentales a base de yesos, pinturas blancas y estucos en los falsos techos. Tapó los materiales, los encarceló;escondió aquellas técnicas de nuestra vista. Muros de ladrillo artesanal, bovedillas de cerámica, vigas de pino melis, puertas macizas, pilares de hierro fundido... Ni tectònica ni tactilidad; todo herméticamente clausurado durante más de cien años. Pues bien: abrimos esos espacios para que vieran la luz del siglo XXI. Y están ahí antenuestros ojos, nobles y deslumbrantes, con ese júbilo del vino añejo que salió de la bota y se puso en la copa para quedarse sin molde,líquido, absorbente.
Hemos recubierto algunas paredes con estuco de cal tradicional, parquet de roble en los suelos y,reconstruído cocina y baños en contenedores de aglomerado de blanco brillante. Aquí está lo nuevo y sin tapujos, con subrayado, con baldosas hidráulicas que refuerzan el contraste. Un trabajo de deconstrucción, de arqueología, de devolución y reconsideración de la nobleza escondida en los materiales tradicionales.
Trabajamos en una habitación adyacente al dormitorio; la luz del balcón, sol toda la mañana y dobles ventanas para evitar molestias acústicas. Después de almorzar en el comedor, un tiempo de reposo en el salón. Nos gustan los muebles de época y las pinturas originales de artistas amigos de hace tiempo. Vivir tiene esa proximidad con las hamonías y los equilibrios que proporciona esa identificación estética; el confort que da la funcionalidad. De vez en cuando, sin darnos cuenta, admiramos la atmósfera cálida de texturas y cromatismos: sienas, arenas, la variedad de los ladrillos en las paredes, todos estrictamente diferentes; la elegancia de partitura de las vigas que se cruzan en cada estancia como en un juego de macasares. Nos apasiona el tránsito de una a otra parte del piso. La vida el misterio del tránsito, del momento anterior al paso definitivo. Buscamos las perspectivas de lejanía a través de las puertas y aberturas: de la galería al salón, luego la ventana que da al comedor, la de la cocina, la del vestíbulo anterior a la del pasillo que se abre al estudio; treinta y cinco metros de tránsito de cortinas de luz y matices coloreados. El silencio del hogar. De vez en cuando, el canto de los pájaros desde los árboles al interior de la manzana
Perdonen ese atrevimiento”
Arquitecto: Sergi Pons architects
Fotografías: Adrià Goula
Situación: Barcelona, Spain
Constructor: GdR (Grup de reformes)
Año de proyecto: 2014


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada