Tatiana Bilbao

Museo Juan Soriano . Cuernavaca


Tatiana Bilbao . + archdaily

La transformación de la idea de museo como contenedor de arte sufrió un cambio significativo en el siglo XX, de la mano de la transformación del propio arte y el espectador. El museo de arte moderno se configura como un dispositivo al servicio de la sociedad, ya no como un espacio aislado sino relacionado con la vida pública y la actividad de la ciudad.
















Un espacio con la capacidad de transformarse y responder a la agitada y cambiante vida urbana. Este nuevo concepto de museografía otorga al visitante un papel protagonista, generando nuevas actitudes y requiriendo continuamente la intervención del espectador. Se ha pasado del académico museo poseedor y exhibidor de una colección permanente, al contemporáneo museo activo con unos contenidos que se renuevan continuamente.
El proyecto del Museo Juan Soriano debe cubrir el amplio panorama artístico de la época, así como promover y facilitar la relación de diferentes medios, soportes y formas artísticas. Por lo tanto el espacio arquitectónico no se proyecta como una unidad aislada, en cambio se configura como un espacio fragmentando, flexible y abierto que permite la conjunción y relación del espacio interior y exterior, así como la introducción del espacio para las artes escénicas en el ámbito del Museo y no como un auditorio aislado.
Respondiendo a la figura del artista resulta imperativo para nosotros proyectar un espacio que permita que el visitante descubra la obra de arte de manera lúdica y exploratoria. Planteando la idea del Museo que se descubre poco a poco con la capacidad de transformarse a cada paso del visitante, apreciando el trabajo del artista en obras particulares, pero también en su evolución, superposición y conjunto.

CONCEPTO ESPACIAL
Desde su ubicación el Museo Juan Soriano habla de su relación con la Ciudad de Cuernavaca dada su cercanía con el centro urbano, su conexión vial y la relación visual que se puede establecer desde el terreno.
La propuesta contempla una gran plaza de acceso, un vacío en la traza urbana y una sustracción en el terreno que introduce al visitante al Museo. La plaza es la bienvenida para todos visitantes, los que llegan a pie desde centro y para los que vienen en auto y suben desde el estacionamiento a la plaza. Una de las esculturas de gran escala del artista es el primer guiño que señala la función del espacio al que se ve a ingresar.
Al entrar al museo la amplitud de la plaza exterior se olvida debido a la poca altura del vestíbulo, este el espacio en el que el visitante se interna en el mundo del artista. Aquí se concentra parte del programa del área externa como: la recepción, tienda del museo y servicios como baños y guardarropa. El vestíbulo interior sirve para distribuir al visitante a las diferentes áreas, conduce a las salas de exposición temporal y permanente y contiene las escaleras que conducen a la plaza del primer nivel.
En las salas de exposición el espacio se libera, crece en altura y la continuidad espacial se fragmenta generando diferentes espacios, continuos pero con diversas cualidades espaciales, fomentando la relación del arte y la arquitectura. Espacios dinámicos y flexibles que permiten exposiciones de diversos tipos de objetos, soportes, medios y recorridos museográficos. De esta forma el espacio arquitectónico permite la lectura individual de cada pieza a la vez que genera un discurso global impulsando el desarrollo de diversos guiones curatoriales.
La sala de exposición de temporal se proyecta como un espacio con la capacidad de albergar diversos tipos de exposiciones para dar cabida a las diferentes expresiones de los contemporáneos de Juan Soriano, como: la fotografía, la escultura, la pintura, la escenografía, el cine, entre otros. También cuenta con dos salas más pequeñas en el primer nivel que pueden funcionar como continuación de la exposición en planta baja, o bien, para otras exposiciones más pequeñas.
En la sala de exposición permanente se desarrollan las ideas conceptuales más importantes del proyecto arquitectónico. El recorrido se inicia en planta baja desde el vestíbulo interior, la exposición se desarrolla en una secuencia de espacios en los que el visitante descubrirá las expresiones del artista de pequeña escala hasta llegar a la sala número 3 en la que encuentra las escaleras para subir al siguiente piso. El primer nivel es el espacio que se abre al jardín de las esculturas y la ciudad. Aquí es donde el visitante descubre la escultura a gran escala y su relación con el paisaje, el arte se convierte en el dispositivo que enmarca la ciudad y la arquitectura. Para finalizar el recorrido el visitante regresa al espacio interior en planta baja para volver al espacio en el que comenzó.
Una de las etapas más interesantes de Soriano fue su incursión en el proyecto de Poesía en Voz Alta, con este el espacio escénico cobró un nuevo significado relacionando la poesía, el teatro y el arte. El proyecto busca liberar las artes escénicas del espacio cerrado del auditorio, por lo que su piel exterior se abre hacia el foro al aire libre y el jardín, el arte, la arquitectura y el paisaje se convierten en la escenografía del espacio teatral. De esta forma se propone un auditorio cerrado pequeño, ideal para conferencias, mesas redondas y pequeños eventos, pero con la probabilidad de abrirlo y conectarlo con el foro al aire libre y el jardín.
Desde la plaza del primer nivel por el jardín y el auditorio abierto se llega al resto del programa: la cafetería, restaurante, biblioteca y área de enseñanza. Estos espacios se desarrollan en volúmenes aislados relacionados al jardín y conectados en planta baja. El recorrido por el museo se convierte en un paseo por el jardín, en el que la deriva por sus caminos conduce al visitante a descubrir las diferentes facetas del artista, la arquitectura y la ciudad.

CONCEPTO MUSEOGRÁFICO
La propuesta museográfica es dinámica y flexible con la finalidad de mostrar la diversidad de medios y formas artísticas con las que trabajo al artista y sus contemporáneos. La museografía busca brindar una visión particular a cada objeto así como promover la vista de conjunto de la obra, permitiendo comunicar un mensaje global. Así mismo se adapta las necesidades de diversos guiones curatoriales.
1. Recorridos
-Sugerido
-Obligatorio
-Libre
2. Exposición permanente
Ya que se proyecta exhibir únicamente una parte de la colección (30%) la sala tiene cierta versatilidad para fomentar la itinerancia de obras y la oportunidad a mostrar diferentes guiones curatoriales.
3. Exposiciones temporales
Considerando el cambio continuo de exposiciones la sala tiene una conexión directa a la zona interna y la bodega de tránsito, facilitando el montaje y desmontaje de las obras. El núcleo central de instalaciones y servicios permite adaptar la sala para diferentes tipos de exposiciones, compartimentando el espacio con mamparas para poder reducir la escala del espacio, obscurecer la sala o realizar proyecciones de cine o videoarte.
La propuesta es generar espacios flexibles, compartimentables y con capacidad de adaptarse a diversas condiciones ambientales y técnicas para recibir todo tipo de exhibiciones.


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada